Poesía

Miguel Ildefonso (Perú,1970)
Perteneció al movimiento poético Neón. Ha publicado los libros de poesía Vestigios (1999), Canciones de un bar en la frontera (2001), y Las ciudades fantasmas (2002), con el que ganó el Premio Copé de Poesía.


PERFECT DAY

te amo desde la punta de tus uñas   
a ti Mujer que vienes a ocupar este perdido desierto
y un corazón perdido que bajó de su caballo en Yandell
y te espera

es un día perfecto para amar el cuerpo
el alma el corazón los senos los muslos los ojos
los cabellos las sonrisas los labios
de una mujer que no conozca
o de una mujer que conozca aunque sea por sueños

es perfecto el día
para acariciarla como a una paloma
extraviada en un trayecto de su viaje desconocido
o mejor aún acariciarla
como la mujer que es: sin adornos sin ropa
en su dolor en su tristeza
en sus ganas de dejar siempre su casa

es perfecto el día para ella y para mí
prendernos una mota
para ver mejor el desierto que se enfría
tras la ventana de mi cuarto de pobre
dos veces haríamos el amor
en una milésima de segundo
luego tendríamos la eternidad
para que me diga que no me quiere

(a mí no me importa esas cosas
que están fuera del amor
por eso no la oiría demasiado
no le haría caso y cada vez que volvamos
a hacer el amor en una millonésima de segundo
pondría una canción vieja de los años clásicos
para no oírla decir lo mucho que me quiere
cuando me quiere
y también para no oírme yo decirle lo mismo)

el día es perfecto porque tiene algo
que ni ella ni yo tenemos
algo que está fuera de nuestras respiraciones
lejos de las plantas de nuestros pies

tal vez ya de noche ella se iría
estoy cansada ya   -me diría
mientras se peina y se pinta los labios
sentada al borde de mi cama
donde yo sigo desnudo
como si hubiera nacido de ella

es un buen día efectivamente
nada más

De: Canciones de un bar en la frontera. Edic. El Santo Oficio. 2001. Miguel Ildefonso.

 

Les invitamos a colaborar con nosotros proponiendo nuevos nombres de escritores hispanoamericanos contemporáneos a editor@hibridoliterario.com.