NarrativaPoesía

Ana María Fuster Lavín

By julio 10, 2018 No Comments

San Juan, Puerto Rico, 1967. Estudió en la UPR en Río Piedras. Escritora, editora, correctora, redactora de textos escolares y corresponsal de prensa cultural. También ha sido maestra y coordinadora de balompié infantojuvenil. Ha obtenido diversos premios en ensayo, cuento y poesía. Sus textos han sido publicados en diversas antologías, revistas y periódicos en Puerto Rico, España, Dinamarca, México, Italia, República Dominicana, Francia, Brasil, Estados Unidos, entre otros.

Fue poeta invitada en Syracuse University por Corresponding Voices; como cuentista invitada a realizar un performance de microcuentos en el bar literario Diablos Azules, en Madrid, entre otras lecturas internacionales y Puerto Rico.

Libros publicados:

Verdades caprichosas (First Book Pub., 2002), cuentos, premio del Instituto de Literatura Puertorriqueña.
Réquiem (Ed. Isla Negra, 2005), novela cuentada, premio del PEN Club de Puerto Rico.
El libro de las sombras (Ed. Isla Negra, 2006), poemario, premio del Instituto de Literatura Puertorriqueña.
Leyendas de misterio (Ed. Alfaguara infantil, 2006), cuentos infantiles.
Bocetos de una ciudad silente (Ed. Isla Negra, 2007);
El cuerpo del delito (Ed. Diosa Blanca, 2009), poemario.
El Eróscopo: daños colaterales de la poesía (Ed. Isla Negra, 2010), poemario.
Tras la sombra de la Luna (Ed. Casa de los Poetas, 2011), poemario.
Además, la novela (In)somnio (Ed. Isla Negra, 2012);
el poemario artesanal Necrópolis (Ed. Aguadulce, 2014),
el libro de microrrelatos Carnaval de Sangre (EDP University, 2015) .

En  2016, publicó la novela Mariposas Negras (Isla Negra Ed).
En 2018 publica el poemario Última estación, Necrópolis (Ed. Aguadulce)
y pronto el poemario Al otro lado, el puente.

Actualmente trabaja en un libro de cuentos y una novela.

Oferta sin combo

Un chicken burguer transgenérico deseado a través de las vitrinas desaladas en Mistolín, una máquina indefinida arrancó las plumas al pollo y a mi. Diez pesos pa´ la cura, jeringuilla sin papas fritas ni refresco, pero el pollo murió empanado y yo volando…

Leave a Reply