Narrativa

Jesús García

By junio 13, 2018 No Comments

(España,1977)
Licenciado en Historia, actualmente trabaja como informático.

Soy una muñeca rota en cien pedazos que yace en el suelo, y os contare mi historia. Omitiré los trágicos momentos que me condujeron a mi situación actual, pues no quiero aburriros con tristes detalles innecesarios. Nunca me consideré especial, ya que de la fabrica de dondeprovengo fui manufacturada con el número: 6890-N. Una cifra que marcó mi destino en un paquete rumbo a una tienda de regalos.

No recuerdo mucho de aquellos primeros días de mi existencia, largas esperas con resultados inciertos que me condujeron a un ciclo rutinario que se apoderó de mi vida. La soledad es un sentimiento que sólo puede comprender quien ha permanecido en su regazo largas veladas. Permanecí inmóvil en una estantería de la tienda, hasta que un día me convertí en la testigo silenciosa del amor de Penélope y Julián.

Que podría contaros de Penélope que no fuera hermoso, su larga melena cobriza acariciaba su fino rostro de porcelana, el movimiento de sus labios era pura poesía. Desde el estante de su salón contemplaba como se miraban los dos enamorados con ojillos tiernos. Yo fui durante algún tiempo algo especial para ellos, fui el primer regalo que Julián le entregó. Algo me hacía diferente del resto de muñecas de la colección de Penélope. Yo era su preferida. El futuro incierto para los seres humanos, no es lo menos para una muñeca de porcelana que sabe que más tarde o más temprano llegará el trágico momento en que su existencia acabe diseminada en múltiples pedazos, esperando la comitiva final, presidida por la escoba hacia el oscuro rincón del cubo de la basura. He caído de las alturas arrastrando conmigo el amor de Penélope y Julián, ahora ambos somos uno, y permanecemos aquí impasibles mientras esperamos la llegada de la comitiva final.