Híbrido Literario
Poesía para continuar

Jacqueline Loweree

La Poesía en los Tiempos de Coronavirus
 
Ahí; por los desérticos callejones,
la penumbra de la luz en marzo
lentamente florece
tras la sombra del ruido ajeno
cual desesperadamente
desvanece.
Preparado como un anémico oso en hibernación,
el mundo duerme
– retomando fuerzas ocultas, sueños
olvidados,
amores descuidados y penas
que no existían.
 
Estos son los versos en tiempos de incertidumbre.
 
Estos son los versos en tiempos de confusión.
 
Estos son los versos en tiempos de miedo.
 
Estos son los versos en tiempos de verdades,
que quisiéramos fueran mentiras.
 
Porque las mentiras nos protegen contra el frío hielo de lo cierto, cubriéndonos con ilusiones y de esperanzas.
 
Es así que con estos versos espero olvidar
nuestra “vida verdadera de mentiras
y recordar nuestra mentirosa vida de verdades.
 

Jacqueline Loweree nació en los Estados Unidos. Creció en México. Orgullosamente es de Ciudad Juárez en México. Es fronteriza de origen y ahora neoyorquina por adopción. La vida la ha llevado a muchos destinos y esa inestabilidad geográfica ha inspirado los versos que escribe. Estudió antropología y sociología consiguiendo una maestría. Así impulsó una carrera basada en números, investigaciones e información. Actualmente ejerce en el campo de impacto social colaborando con organizaciones, fundaciones y corporaciones de un eje comunitario. Pero como antropóloga, latina y bipolar los misterios de la cultura, el arte y las palabras le apasionan. A través de su experiencia ha aprendido que la poesía y la bipolaridad están entrelazadas, coexisten simbióticamente, son una para la otra. Ella escribe para olvidarse de su trastorno y recuerda su trastorno para poder escribir. Y a través de los versos, y con su valentía de abrirse públicamente a pesar del fuerte estigma contra su padecimiento, Jacqueline se ha convertido en una defensora de la salud mental, de la comprensión, de la compasión y del amor.

 

Jacqueline piensa que la vida no es ordinaria sino es extraordinaria. Pero no la alcanzamos a apreciar porque estamos cegados.  A ella la poesía le arranca la venda de los ojos.

Join the discussion One Comment

Leave a Reply